LA VENTANA



Ovidio López
Los habitantes de Puerto Morelos, indefensos ante el depredador megaproyecto “Dragón Mart Cancún”, recurren al sistema de comunicación mas eficaz en estos tiempos, la de tipo horizontal, en la disposición de internet, mediante un famoso sitio no gubernamental www.avaaz.org, dedicado a la defensa mundial de los derechos humanos, cambio climático, ecología y conflictos religiosos, con una impresionante cantidad de 15 millones de miembros en el mundo, para frenar la instalación de ese complejo oriental en su demarcación, el cual, los justifican, generaría vario daños colaterales, entre ellos la afectación del Arrecife Mesoamericano.


La apuesta es grande en esta lucha desigual, el gobierno mexicano, en sus tres niveles, no tiene empacho en anunciar que el plan de inversión vendrá a beneficiar la economía del país, a costa de violentar leyes ambientales, por no realizar las consultas públicas, entre otras evasiones, tal como denuncian los portomorelenses. Parece que esta soberbia gubernamental será su debilidad que aprovechan los opositores y recurren a los medios internacionales para obligar al presidente Felipe Calderón Hinojosa, en las últimas semanas de su mandato, y a su sucesor, Enrique Peña Nieto, a detenerse en su afán de validar el segundo proyecto en el orbe de este tipo.
Puerto Morelos no quiere experimentar la experiencia negativa que le acontece Dubái, lugar donde se instaló hace poco el primer Dragón Mart, y documentó ese grupo de voluntarios, bien asesorados, para exigir justicia internacional. Con Avaaz.org, una organización civil internacional que promueve el activismo en asuntos referidos, se espera obtener el principal objetivo de “asegurar que las opiniones y los valores de los pueblos del mundo influyan en la toma de decisiones”.
China, con Dragón Mart, es señalado en practicar el “dumping” por establecer precio inferior de bienes exportados, sacando de competitividad a la competitividad local, y dañar varias capas de la economía mexicana como la industria del calzado, juguetes, ferretería, entre otros.
El megaproyecto, el más grande centro de negocios y cooperación de China con América Latina, se ubica sobre 192 hectáreas e invertir 200 millones de dólares para un conjunto comercial de estilo oriental con pabellones mercantiles sobre una extensión de 120 mil metros cuadrados, naves industriales, tres mil locales y bodegas, además de una zona inmobiliaria de 60 hectáreas con mil 250 casas y conjuntos habitacionales, que darían cobijo a las entre dos mil quinientas y tres mil familias que vendrían de China a trabajar en el lugar.
En la denuncia en la web http://www.avaaz.org/es/petition/DETENER_EL_MEGA_PROYECTO_DRAGON_MART_CANCUN_revirtiendo_la_autorizacion_de_Impacto_Ambiental_emitida_por_el_gobierno/?ttaexpone que se violentó “toda norma urbana y ecológica del Municipio Benito Juárez y sin permiso de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), desde hace unos tres meses comenzó la deforestación de las 192 hectáreas de selvas en la cercanía de Puerto Morelos, en el norte de Quintana Roo. En esta área, la ley limita el uso de suelo a áreas naturales, turísticas y mineras, con mínima construcción de vivienda, dos, tres y máximo cuatro viviendas por hectárea”.
Refiere que el megaproyecto obtuvo el 6 de septiembre pasado la autorización de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), que promovió ante el Instituto de Impacto y Riesgo Ambiental del Estado de Quintana Roo (INIRA) el 31 de julio anterior de manera irregular, ya que este Instituto negó la consulta pública obstruyendo así el derecho a la información y a la consulta ciudadana.
“Consideramos que un proyecto de tal magnitud, que tendrá severas implicaciones sociales, económicas, culturales y ambientales, debe ser evaluado por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de la Federación y también por la Secretaría de Gobernación, pues explícitamente conlleva una inmigración masiva de ciudadanos chinos a territorio nacional”, dicen los quejosos.

   Puerto Morelos es un pueblo turístico-pesquero que alberga el Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos. Es un lugar completamente incompatible con este tipo de megaproyectos, por sus grandes extensiones de arrecife y manglar de gran fragilidad ecológica. Además, las principales actividades económicas del lugar son la pesca, el snorqueleo en el arrecife y el turismo ecológico. La amenaza del proyecto para esta comunidad es inminente, pues tan sola para abastecer al emporio chino, tendrían que entrar por su pequeño puerto unos 140 contenedores por día, en su primera etapa, pero se espera que en tres años, en plena operación, lleguen a entrar más de 400 contenedores por jornada. Esto, sin tomar en cuenta que para movilizar por tierra toda esa mercancía habría que convertir a Puerto Morelos en un colosal estacionamiento de tráileres, de áreas de carga y descarga con grúas, con lo que habría una afectación irreparable a sus frágiles y muy importantes ecosistemas y acabaría la actividad turística en toda el área.

Vale la pena ponerse a lado de esta lucha por la defensa del Arrecife Mesoamericano, la barrera arrecifal más largo del hemisferio occidental de mil kilómetros y un conjunto diverso de formaciones subacuáticas, conectadas por corrientes oceanográficas muy complejas. En su monitoreo mas reciente, experimenta bajos niveles de cuidado por parte de los países donde cruza el arrecife, Honduras, Belice y México, y hay abierta oposición de ambientalistas al tema de DragónMart Cancún.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s