El VISOR



Ovidio López
La polémica generada en los últimos días por la pinta de parques y jardines en Cancún por parte del Gobierno de Quintana Roo, tiene matiz político desde luego, el gobernador Roberto Borge Angulo desea recuperar a mediados de su gestión el control del municipio más importante del país, Benito Juárez. Va con todo, sin importar errores, sin darse cuenta que los cancunense es “antipriista”, no es “perredista” tampoco, ni de otras denominaciones políticas.

   Los habitantes de esta ciudad turística y cosmopolita no desean saber nada del “priato”, los rechaza, por eso de la “metida de pata” del gobernador causa mas rechazo que aceptación. Haber estampado su sigla del ejecutivo en mas de un parque, representa una provocación abierta a la ciudadanía y al gobierno municipal, el cual lo encabeza el perredista isleño Julián Ricalde Magaña.
   A los habitantes de la ciudad les molesta les piten sus parques, jardines y edificios públicos de colores de partidos políticos en turno en el poder, igual sensación se percibe en otros municipios en donde gobierna partidos diferentes al Revolucionario Institucional, como en Isla Mujeres, Lázaro Cárdenas, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos. Se claman un color neutral para cada caso, pero los políticos insisten en imponer su voluntad.
   La disputa de Cancún, entonces, comenzó cuando falta algunos meses en iniciar el proceso electoral. Le apuesta Borge a la polémica, trata de menguar simpatía al grupo político en el poder; se rumora de que habría llegado en un acuerdo con Gregorio Sánchez Martínez “Greg”, quien acaba de lanzar su nuevo proyecto musical, esta vez se trata de “oraciones” a México por el serio problema del narcotráfico que vive. En ese pacto tendría la finalidad de evitar al PRD de Ricalde en mantener el municipio, para ello promovería la división de Las Izquierdas.
   Para eso, el ex alcalde trabaja en sus redes sociales en la ciudad y fuera de la misma, junto con el PT, brazo político para buscar mantenerse en el escenario político, a través de sus allegados como Hernán Villatoro Barrios, líder de ese partido.
    Con este juego político, se rompería el proyecto aliancista de la izquierda quintanarroense para enfrentar junto al PRIen la próxima contienda.
   Este podría ser el fondo ufano del jefe del Ejecutivo estatal. Cree tener seguro el municipio en menos de un año, por eso el anuncio reiterado de que arrasaría el tricolor en la siguiente contienda. Parece que se le olvida que en la pasada elección federal se pronunció el electorado en contra de su grupo político de manera evidente.
   Sin embargo, el reciente encuentro entre Jesús Zambrano Grijalva, líder del partido amarillo, y Roberto Borge Angulo, en la Ciudad de México, traería calma en los dos bandos y tranquilidad para los ciudadanos, pero lo mejor sería se elimine de todo color partidario a los parques públicos.
   Ojalá haya prudencia en rectificar estos grupos políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s